«

»

Sep 01

La perfeccion de Dios

Tana  Concepcion Grullon //

Las abejas son criaturas creadas para un propósito específico; la

>evidencia tangible del orden perfecto de Dios en todas las cosas. Estas

>diminutas criaturas,  tan esenciales para nuestro ecosistema, como son

>la lluvia y el sol, trabajan de la manera exacta como Dios se propuso

>que lo hicieran. 

>Observarlas,  me recuerda que la existencia del mundo no depende de mi

>esfuerzo, sino de la instrumentación de su divina voluntad.

>Muchas veces perdemos de vista esto cuando el mundo parece dejar de

>tener sentido, y nos hiere la indeferencia.

>Más, el reflexionar sobre el trabajo de las mismas, trae sanidad a

>nuestra alma.

>En ese reconfortante momento,, el zumbido de ellas se convierte en una

>invitación a la oración, y experimento algo que sólo puedo llamar "la

>paz que sobrepasa todo entendimiento", como dice en  Filipenses  4:7.

>Al igual que las abejas, fuimos creados con un propósito, pero con un

>valor  más especial, pues somos hijos de Dios, creados a su imagen y

>semejanza, cuya vida es a la vez parte de un plan maravilloso, cuya

>tarea  es conocerlo, obedecerlo, y glorificarle, viviendo de la manera

>que Èl ha dispuesto,  y eso es más dulce que cualquier cosa, inclusive

>más que la miel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>